miércoles, 18 de febrero de 2009

Silenciosamente


Silenciosamente, miraré tus ojos
silenciosamente, tomaré tus manos
silenciosamente,
cuando el sol poniente
nos bañé en sus rojos,
fuegos soberanos,
posaré mis labios en tus lindos labios,
y nos besaremos como dos enamorados.
Ansío ternuras castas y cordiales,
tu dulce e indulgente rostro compasivo,
tus manos tibias... ¡tibias manos fraternales!
tus ojos claros… ¡claros ojos pensativos!


Amado Nervo

No hay comentarios:

Publicar un comentario