TRANSLATE THIS BLOG

Caminantes

viernes, 11 de noviembre de 2011


Iban con su mirada fuerte
la palabra justa, el grito certero
con pancartas llenas de cruces
de nombres que se han vuelto números
30, 40, 50 mil, qué más da
el dolor es el mismo
la petición es una sola
que se acabe la violencia
no más sangre…

Se les vio pasar en silencio a veces
con la ignominia encima
con consigna algunos
y nadie fue inmune a su paso
al menos para sumarse al enojo
a su convicción por lo correcto
la petición de un alto a la inseguridad
la unidad de cientos, miles
con la esperanza infinita de paz
y un camino que no acaba…

El amor es... según Flora Chacón

sábado, 8 de octubre de 2011



El amor es duende que se escurre, que travieso juega con el corazón o con la cabeza creándole dudas, fantasmas que se evaporan con la lluvia o permanecen sin sentido…

Es una sirena de canto poderoso que atrapa en la red aunque no quieras, sometiéndote hasta lo más hondo, donde no pueda protegerte ni la cera ni la ceguera…

Es una brecha que se abre a veces de a poquito, a veces de porrazo y aunque no lo creas, no será hacia el sujeto de tus suspiros, sino hacia tu interior, porque sólo quien ama se muestra a sí mismo como es y cómo espera ser amado…

Es una luz en la noche que desde la luna te verá perder la cabeza, la libertad y toda posibilidad de pensar claro, porque lanzará sobre ti una venda temporal o infinita, todo dependerá de tu resistencia

El amor no es soga ni salvavidas en donde esconder los miedos, en donde espantar a la soledad ni encontrar con quién morir o con quien calmar el fuego pasajero…

No es trámite que se resuelva frente a un juez ni con un pastel de tres pisos, no es el baile de una noche sino una danza que pudiera durar toda una vida… o unas cuantas horas y disfrutarse igual, todo radica en la convicción y el sentir…

El amor, con sus altos y bemoles, es bella sinfonía de dos o de uno, hacia uno o hacia todos; el amor no es un invento, o es realidad o sólo un pretexto, sólo un argumento no del corazón sino del sexo y así el amor no es…
.

Hechizo

martes, 4 de octubre de 2011


Se sentó a verla mientras esperaba que terminara la visita familiar, demasiado excitado él para participar en la plática de los niños y del trabajo. Su pasatiempo era otro, más placentero y más útil que rendir cuentas sobre cómo iba la escuela y la casa, cosas que siempre quería saber su suegra, como si no fuera evidente, pensaba él.

Pero ahí estaba otra vez, en la obligada visita familiar, aunque desde hacía algunos días atrás, era la vecina la que le hacía sentarse en el sillón frente al ventanal, donde acurrucó la vista muchas veces con el pretexto de cuidar el coche estacionado afuera.

Ahí, amparado por la oscuridad, se asomaba por las ventanas clandestinas de su temblor, para sorprender a la vecina en el cambio de piernas cuando ella se sentaba a tomar el fresco de la noche en la banqueta solitaria…

Podía verla pasar rumbo a la tienda con un pretexto tonto, y entonces pensaba que ella también lo vigilaba a él, lo miraba mirarla, y quizá también lo sentía sentirla en sus sueños, en su fantasía que desde hacía bastante tiempo le seguía a todas partes, que no la dejaba ni tras la cortina, donde imaginaba su figura quitándose la ropa, disponiéndose a dormir.

Y luego el pensamiento tras de ella, hurtándole el sueño, porque entonces era ella la que no podía dormir, preguntándose por qué demonios y a esa hora, pensaba en él. Por qué recordarlo pegado a la ventana mientras sentía una especie de corriente helada, quizá un presentimiento, como si a esa hora y de pronto, él también pensara en ella, aferrado a un rizo y una vela roja.
.

Tengo...

jueves, 8 de septiembre de 2011

Tengo este día y la noche de ayer, el recuerdo de lo que ha sido y la esperanza de mejorar; tengo mis libros, mis líneas y un sinfín de recuerdos para recuperar; un moño azul para no olvidar mis pendientes y la luna en el patio para las noches de abril.

Tengo la canción de la mañana y las pantuflas de estambre que mi mamá tejió, los dibujos de mi hermana y la sensatez de la otra, la cerrazón de mi apá y hasta las falsas promesas de mi hermano menor.

Tengo la certeza de lo que soy y hacia donde quiero llegar, más de veinte hojas nuevas y mil más por llenar, tantas historias por crear y un mundo para inventar.

Tengo amigos para reír, conocidos para sonreír, enemigos para crecer y hasta uno que otro enamorado para vivir; un cariño que me abraza en las mañanas, y un amor que sólo aparece por las noches.

Tengo estas líneas para compartir cuando la noche al fin está por llegar, la gratitud por esta vida y todo lo que me rodea, la gente que quiero y la que me soporta, y sobre todo esta oportunidad de decir gracias por tantas cosas que tengo.

.

Ni cómo decirte…

jueves, 4 de agosto de 2011

Ni cómo negarte que algo hay acá muy adentro, que algo se mueve sin que por ello quiera salir, ahí se queda aunque no pueda negarlo ni mucho menos dejarlo libre…

Ni cómo decir que no eres tú, sueño prohibido, corriente eléctrica, temblor matutino, no se niega lo que es ni lo que mueve aunque nunca pueda ser…

Ni conociéndome tantito podrías saber todo lo que mueves por dentro, todas las ansías que se prenden a ti tan sólo con decir hola, con saber que te vas, con creer que ahí estás…

Ni cómo decirle al viento que sople también para acá, que traiga tu risa y toda la posibilidad, que inunde la noche de esa esencia tuya que sólo aparece después de las diez…

Ni cómo inventar una novela nueva donde sólo fueras tú, sin nada más, que iniciara en tu mirada y terminara en un abrazo, cercano, intenso, final…

Ni cómo acelerarle la muerte a esto que está dormido, en su justo lugar, de donde no pueda escapar para hacer maldades, donde sólo yo lo sienta y quizá entiendas no como algo posible, sino inevitable…

Ni cómo prometerte mesura o discreción, fuera de las manos el sentimiento fluye, te rodea, te toca el hombro aunque tú no lo quieras, aunque jamás salga de mí…
.

Querida Jana la de la niebla

miércoles, 27 de julio de 2011

Por alguna razón que desconozco no puedo publicar desde mi cuenta, y en tu página ni como anonimo... intenté decirte muchas cosas de tus escritos, de la bienvenida en tu blog, de ese hagamos el amor sin amor... pero no pude! :(
así que te dedico este post, para agradecerte tus visitas y comentarios, te abrazo desde Chihuahua, México.
.
.

El amor es... según Flora Chacón

lunes, 25 de julio de 2011

El amor es duende que se escurre, que travieso juega con el corazón o con la cabeza creándole dudas, fantasmas que se evaporan con la lluvia o permanecen sin sentido…

Es una sirena de canto poderoso que atrapa en la red aunque no quieras, sometiéndote hasta lo más hondo, donde no pueda protegerte ni la cera ni la ceguera…

Es una brecha que se abre a veces de a poquito, a veces de porrazo y aunque no lo creas, no será hacia el sujeto de tus suspiros, sino hacia tu interior, porque sólo quien ama se muestra a sí mismo como es y cómo espera ser amado…

Es una luz en la noche que desde la luna te verá perder la cabeza, la libertad y toda posibilidad de pensar claro, porque lanzará sobre ti una venda temporal o infinita, todo dependerá de tu resistencia

El amor no es soga ni salvavidas en donde esconder los miedos, en donde espantar a la soledad ni encontrar con quién morir o con quien calmar el fuego pasajero…

No es trámite que se resuelva frente a un juez ni con un pastel de tres pisos, no es el baile de una noche sino una danza que pudiera durar toda una vida… o unas cuantas horas y disfrutarse igual, todo radica en la convicción y el sentir…

El amor, con sus altos y bemoles, es bella sinfonía de dos o de uno, hacia uno o hacia todos; el amor no es un invento, o es realidad o sólo un pretexto, sólo un argumento no del corazón sino del sexo y así el amor no es…
.

Aunque fuera...

jueves, 21 de julio de 2011

Aunque fuera prohibido soñar lo imposible, no suelto el suspiro ni el deleite de mirarte y acaso jugar a si lo sabes o no, ni dejo el imaginar que lo sabes y te gusta y tu mirada es también diferente.

Y aunque fuera un error aquí estaría sin pedir nada, sin intentar nada ni un leve movimiento tuyo que no encajara en el sentimiento, que rompiera la magia y todo me derrumbara.

Y aunque fuera un sueño ahí me quedaría mirándote, inventándote el futuro porque entonces serías distinto, y trazaría tu nuevo destino donde fueras tú y para mí.

Y aunque fuera una locura aquí me quedo de nuevo, pensándote, imaginándote, llamándote en silencio, preguntándome por qué demonios fuiste tú y por qué a esta hora la lluvia cae más fuerte, para que apenas se escuche tu nombre como una invocación lejana, que quizá te llegue despacito al oído y te hable de mí…

.

Eres tú

jueves, 14 de julio de 2011


Un poco menos de consciencia y casi te lo digo todo, aunque ya no hay mucho qué decir, te lo he dicho en mil post, te lo dicen mis ojos cada vez que te ven, te lo dice el temblor de las manos al saludarte, la mirada expectante y esa ansiedad cuando te vas.

Un poco más de tiempo y casi grito tu nombre con todas sus siete letras, para que se desahogue el corazón de tanta presión, para que vaya volando y acaso te despierte el sueño sereno, para que ya no me ahogue la voz en cada palabra hacia ti.

Un poco más de locura y ya no se contiene ese abrazo reprimido, esas locas ganas de mirarte cerquita y hablarte despacio, de decirte mil tonterías y que tú sepas, abiertamente y sin problema, que todas son para ti, que eres tú el centro de este remolino recién estrenado, que eres tú aunque no seas de mí.

Un poco más de madrugada y ya la consciencia se despierta, para gritar que no hay tiempo, espacio ni oportunidad, que la locura inicia en tu voz y termina en la sortija en tu dedo, en tu indiferencia, en lo que jamás habrá de ocurrir.

.

Si tuviera...

jueves, 7 de julio de 2011

Si tuviera los cojones que a ti te faltan, iría hasta ti y me plantaría bien segura para decirte “¿sabes qué, cabrón? Me entonas y quiero todo contigo, ¿cómo la ves?”

Para eso claro, tendría que tener tu venia, ni siquiera tu palabra, con tan sólo una miradita diciendo sí, no importa si diciendo “sí quiero, aunque no puedo”, bastaría.

Y me quedaría mirándote así, como la mismísima rola, encontrándome varios motivos de por qué me entonas, si no eres ni Johnny Deep ni mucho menos te pareces a Jude Law.

Y encontraría que esto va aún más allá del acostón y del acoso, que es como los amores de los adolescentes precoces de secundaria, que sienten las mariposas desde que son orugas hasta cuando se echan a volar.

Me daría cuenta que no es sólo que quiera contigo, sino que algo muy adentro, muy a destiempo me dice que te quiero, no hay más, ni modo, ahí está.

Si tuviera la suficiente fuerza y cara dura para sacarlo, te lo diría de un solo chingazo, y ya, que pase lo que tenga qué pasar. Y dejarlo libre, dejarlo pasar, dejarlo morir...

.

Si te tuviera...

miércoles, 6 de julio de 2011

Si te tuviera aunque fuera un momento serías tan mío como nunca has sido de nadie, más allá de la carne entrarías en mi piel, en mi alma entera y en todos los años que te estuve esperando.

Cerraría tus ojos con el silencio de la noche, mientras las manos te conocen de a poquito, por todo tu ser y tu cuerpo entero, mientras pienso, ñoñamente, que no hay mayor alegría que tenerte cerca.

Ya luego trataría de hacerte todo lo feliz que no has logrado serlo, besando cada pequeño espacio de tu cuerpo, acariciándote todo y por todos lados, para que no quede tramo sin conocer.

Y mientras el momento feliz ocurre, la mirada perdida en tu deleite, la consciencia lejana por no esperar un futuro, por no buscar lo que no es ni será.

Si te tuviera aunque fuera una vez, volcaría la vida entera en ese instante, las ganas todas por dejar los sueños y abarcar el cielo, mi cielo, en ese punto justo cuando fuéramos dos en uno...

.

Carta abierta al sujeto de los sueños imposibles

martes, 5 de julio de 2011

Para ti que no me ves suspirar, pero debes notarlo en cada hola y en cada adiós

.

Los sucesos de los últimos días me obligan a hacerte sujeto de una carta abierta, donde todos los verbos confluyan hacia ti y tu mirada, donde todos los adjetivos quizá pequen de vicio idiomático y sea tan abierta que sólo yo la releea una y otra vez mientras pienso tu nombre.

La cotidianidad me ha detenido donde menos pensé y quizá donde menos debía, ese verte cerca y pensarte más cerca, ese encontrarme contigo mientras escribo, mientras pregunto, mientras escucho, mientras te espío, mientras te hago mío sin tú saberlo.

Es así de sencillo, así de complicado, nada tendría de raro si no estuviera yo en un lugar ajeno, si no fueras tú el más prohibido, el de la camisa amarilla, el de la sonrisa a destiempo, el de la voz lejana, el que yo quisiera cerquita.

Termino esta carta a las seis cuarenta, cuando nada más nombrarte me hace temblar el corazón, cuando todo lo cursi que siempre evité en la vida, hoy se me agolpa en los ojos y en estas líneas, cuando ya no me importaría deletrear tu nombre, si no fueras tú el sujeto de mis sueños imposibles...

.

Parque Lerdo

martes, 26 de abril de 2011

El Parque Lerdo nos acogió en la juventud del amor, o cuando creíamos que eso era el amor y no otra cosa. Ahí nos refugiamos del mundo, soñando que un día terminaríamos siendo sólo uno, y que la palabra final no existiría.

Ahí conoció mi piel unas manos distintas, y una sacudida que ya no provocaba miedo sino obsesión. Cuántas veces fuimos a inventar un viaje al cielo, a ensayarlo a medias en cada una de las bancas donde pega la sombra por las tardes. Ahí la lluvia nos envolvió algunas veces y subimos como niños al quiosco, para no mojarnos y mantener caliente el corazón.

Ahí en ese parque planeamos la boda, la casa y hasta el nombre de los hijos. Pero la boda pasó pronto, la casa se cayó, los hijos no llegaron. El tiempo pasó y nunca más el parque fue como entonces.

Ayer te vi de nuevo. Ibas de otra mano y con un sentir diferente, lleno de recuerdos distintos. Diez años más sobre tu cuerpo y ahora sí estoy segura de que cuando vuelva a sentarme en esta banca del Parque Lerdo, ya no me sentiré igual…
.
.
Flora Isela Chacón

Sigues aquí

lunes, 28 de febrero de 2011


El tiempo, tirano de los sueños, me hala del brazo para decirme que un día más ha pasado sin ti. Tantos segundos en la mano del viento, apenas para nombrarte en silencio, recordándome bajo tu abrazo, en un refugio de media noche, temblando de emoción. Cuatro meses. Más de cien días y aún me parece estar ahí, entre el bullicio de esa ciudad enferma de vida, entre el silencio de tu mirada invocando un milagro. Más de dos mil horas y aún el reloj no se ha detenido para decirme que de pronto aparecerás para abrazarme y decirme que todo está bien, que todo es como al principio o tal vez mejor. Más de cien mil segundos y aún late tu piel morena recordando el inicio, esperando el futuro; mientras me parece escucharte de nuevo decir que jamás te había pasado.
Tantas cosas, tantos vuelos, tanta vida y yo aún no puedo publicar la historia que inventé mientras tú pensabas en Pamela Anderson, ni recordar el nombre del lugar donde la oscuridad nos acogió.
Qué pequeño se mira desde aquí el universo que te atrapa lejos, aunque sea más grande que tu voluntad; qué grande el vacío que dejas cada vez que pienso en ti, aunque te sepa ajeno y te espere libre. Otros meses, otros días, otras horas, otras personas y tú aún sigues aquí.
.

Blog contents © Donde hay letras 2013. Blogger Theme byNymphont.