TRANSLATE THIS BLOG

NOVEL

jueves, 30 de diciembre de 2010

La última del 2010...

Sus escritos nunca fueron muy bien recibidos ni por sus amigos. Con flojera aguantaban cuando él les daba avances de sus novelas o relatos nuevos, nacidos al amparo de las copas o los recuerdos.
Lo sabía: nunca podría llegar a ser como sus autores favoritos. Por eso, le sorprendió sobremanera cuando desde Suecia le llamaron para decirle que tenía que asistir a una premiación en Estocolmo, porque se había ganado un premio por una novela que aún ni publicaba.
Esa noche no cabía en sí de felicidad, su cara brillaba aún más con los reflectores que cayeron sobre él, sólo para verificar si en verdad ese hombre era el ganador.
Preparado a medias, en el atril, frente a cientos de personas, pronunció un extenso discurso de agradecimiento donde incluyó hasta a su perro.
Después, lleno de orgullo, les contaba a sus amigos:
–Anoche soñé que me ganaba el Nobel...
.
.Flora Isela Chacón

Desperté

viernes, 5 de noviembre de 2010

Toda la tarde soñé con tu mirada. Te veía en la arena, feliz pensando en mí. Te encontraba feliz y dispuesta, cercana y precisa. Todo el sueño intenté tocarte. Te sentía disponible, esperando por mí. Te pensaba amorosa, impaciente y locuaz. Toda la risa guardé para ti y de un solo jirón se acabó. Me despertaste.
.
Flora Isela Chacón

Crónica: Entre las promesas y el abstencionismo

lunes, 5 de julio de 2010

Una elección cobijada por las promesas de campaña y el abstencionismo, por las ejecuciones del narco y los madruguetes de candidatos. Un 4 de julio que será inolvidable para algunos, insoslayable para todos. Unas urnas que hablaron, o así quisieron, por infinidad de chihuahuenses que aún creen en el respeto al voto, en la legitimidad de decidir.

Así salió la gente a las calles, a enfrentar una cita ineludible con la política del país, a marcar con una cruz, o a pesar de ella, una esperanza o un conformismo, una convicción o una diatriba.

Los chihuahuenses despertaron con la noticia de cuatro colgados en diferentes puentes de la ciudad, cuatro acciones del narco para inhibir el voto o cuatro muertos cuyos cinco minutos de fama, acabarían más pronto que temprano, sepultados por cifras, denuncias y el voto de candidatos y funcionarios.

Largas filas se vieron desde hora temprana, cuando los reportes hablaban de casillas sin abrir por falta de funcionarios o de papelería, de casillas en las que faltaba algún funcionario, o de encuestas que indagaban casi hasta lo que se había desayunado antes de acudir a las urnas.

Candidatos del PRI, del PAN, del PRD fueron retratados votando en sus urnas, en esa feroz aglomeración de la prensa, buscando siempre la mejor foto o la mejor toma, en esa costumbre de “traer” al funcionario o al candidato de tal o cual partido, depositando feliz sus boletas con su propio nombre marcado.

Seis muertos más en la jornada y ni así ésta sufrió mella, “es lamentable” dijeron las autoridades, antes de darle vuelta a la hoja y seguir con más casillas, más votos y encuestas, que desde hora temprana comenzaron a mostrar sus tendencias.

Una oficina estatal que no generó mucha información bajo el pretexto de que “todo está tan calmado”, como si en un estado en el que mueren hasta 20 personas en un solo día, esto no fuera noticia; como si únicamente los sucesos negativos merecieran cobertura.

Las redes sociales siguiendo paso a paso la contienda y los mensajes a celular invitando al voto, mientras las páginas digitales de información daban portada al voto en Túlastraes o en Yotesigo, con las caras felices de los candidatos, de los funcionarios, convencidos todos de que votar era la obligación de los ciudadanos, mirando la paja en el ojo ajeno sin ver en el propio que no todos cumplen cabalmente con las promesas de campaña, con las obligaciones que al momento de decir “gané”, adquieren con toda la sociedad.

Una prensa tibia que lo mismo se quejaba de no haber podido entrar a la casilla donde el gobernador votó, que contrariaba sus principios básicos de ética profesional, al mostrar su plena tendencia proclamando un seguro triunfador, a escasos minutos de cerradas las casillas.

La confianza de un candidato dando por sentado las cifras preliminares en franca contradicción con la mesura del otro, para quien lo importante era no cantar victoria antes de tiempo, esperar la confirmación plena del triunfo, antes de sufrir un desastroso revire, como ya ha sucedido.

La felicidad de unos en oposición con la desilusión de otros, la fiesta y la algarabía en el Ángel, contra la tristeza y la convicción de que la esperanza es casi inmortal allá por la avenida Zarco, de donde poco después saldrían las primeras declaraciones del partido menos favorecido, según las encuestas y los incipientes resultados preliminares.

La música y los globos, las banderas y las cachuchas, los gritos y los infaltables tacos al pastor, las familias reunidas todas bajo un mismo grito cuando el candidato, micrófono en mano, agradece y promete, celebra y da su palabra de imponer el orden en Chihuahua, promete resultados en una jornada de diez muertos, del abstencionismo más acendrado, de las elecciones donde gana quizá no el mejor postor sino el que promete más.

Ese sabor amargo de que gana una persona, un partido, pero quién sabe si la sociedad, esa expectativa por ver si es cierto que “ahora sí”, que “ahora es cuando”, esa no tan peregrina sensación de que quizá habrán de pasar otros seis años para que alguien se preocupe y se ocupe de los estudiantes, por los maestros, amas de casa, empresarios, adultos mayores y notarios.

Ese contar de votos y casillas, cotejando realidad con encuestas, encontrando en cada sufragio un punto de superioridad más que la demanda de una sociedad herida, más que un voto de confianza, en que no serán éstas unas elecciones en vano, unas elecciones de promesas falsas, del abstencionismo y la inseguridad.
.
.
Flora Isela Chacón

Encuentro

lunes, 17 de mayo de 2010

Bebió toda la tarde y por todos los motivos. Cantó mil canciones de amor y para ellas. Se encontró en el bar a varios amigos y se hizo de otros más cuando fue simpático y dadivoso.
La descubrió bailando en medio de la pista y se le enredó en su cabellera rubia, antes de irse con ella al primer cuartucho en su camino. Le besó el cuello y la cara, bebió de sus labios con aroma a cerveza y se vio doble en sus ojos claros.
Le frotó una y varias veces la cara confusa, perdió la cordura en sus rígidos senos y se vomitó en la alfombra al levantarle la falda, compararse y descubrirse a sí mismo muy pobremente dotado para el amor.
.
Flora Isela Chacón
.

Tú lo sabes

jueves, 22 de abril de 2010

El rocío de tu aliento, el rubor de tu piel, tu mirada cautiva me electriza el corazón como una descarga de alta tensión, y hacen mis piernas doblarse ante ti. Mi cuerpo se parte en dos al sentir la lejanía de tu ser, mi mente se bloquea sin rumbo sólo recordando tu mirada y mirando el camino de regreso hacia ti. No sabes, no sabes el sufrimiento que toda mi alma siente al no tenerte cerca de mí; en mi alcoba añoro tenerte, y siempre en mis pensamiento estás presente, al alejarme de ti lágrimas desbordan dentro de mí. "Amor mío, te extraño" aunque no te lo diga abiertamente, tú lo sabes y lo sientes igual que yo.

José Iván Olea
.

No sabes

jueves, 1 de abril de 2010

No sabes la urgencia que tenían mis manos de ti, de tu mirada serena sobre la mía, de tus manos recorriéndolo todo. No sabes la angustia por no tenerte más, la prisa que encierras y todas las ansías que se van tras de ti. No sabes nada, ni lo imaginas, y yo dije te quiero por no decir te amo, por no traicionar los sueños ni comprometer la libertad. Fue sólo un suspiro y así todo lo cambias. Ya no se debe vivir así, ya no se puede. Pero tú no lo sabrás.
.
.
Flora Isela Chacón

Dime dónde

martes, 23 de marzo de 2010



Dónde se esconden las ganas, los sentires, dónde para que no me traicionen si te veo o si dejo de hacerlo. Dónde guardo esto que mucho se parece a algo tan remoto o a un terremoto. Dime qué hacer cuando se empalman las ganas o cuando no se pueden calmar. Dime tú qué hago si no te puedo tener cerca, ni mucho menos puedo cercarte tantito. Dime cómo olvido este sentir o dónde lo entierro, o que se abra la tierra y me trague de una vez...
.
.
Flora Isela Chacòn

Embotellamiento

jueves, 18 de marzo de 2010

Adelanto del nuevo libro, a ver qué les parece...
.

Perdida camino sin salida. Como en una botella que me ha atrapado sin ningún mensaje. Y tu recuerdo se proyecta por todos los rincones de esta ciudad, incluso en los lugares donde jamás estuviste. Mientras yo, en jirones, cruzo el semáforo en rojo.

.
Flora Isela Chacón
Derechos reservados

De nada sirve

miércoles, 10 de febrero de 2010


Ayer vi una escena un tanto curiosa. Dos muchachos muy jóvenes caminaban tomados de la mano. Y aunque hasta ahora no había visto en pleno día y en plena calle a ninguna pareja de hombres demostrando su amor, y su valentía, de esa manera, eso no es lo curioso. Lo curioso, lo terrible en realidad, es que todas las personas a su paso se detenían admirados y en franca burla. Incluso unos albañiles hasta les gritaron “pinches jotos” mientras se morían de la risa.

Me quedó claro que de nada han de servir leyes, marchas, pronunciamientos, largas luchas por los derechos mínimos que todos tenemos, seamos mujeres u hombres e interactuemos con quién se nos dé la gana. De nada sirven si hay una sociedad hipócrita que les condena a priori, que les tacha y etiqueta en un prejuicio doloroso de tan ignorante. Una sociedad que no condena igual a los sicarios, a los pedófilos, a los delincuentes de cuello blanco, a tantos políticos y policías corruptos, y todo porque ya todos éstos cada día parecen más “normales”, y ver en la calle a dos jóvenes, por amor o rebeldía, enfrentarse al qué dirán, eso sí les parece bastante curioso y susceptible a las burlas.

.

Flora Isela Chacón

Después del recital

viernes, 5 de febrero de 2010

Ya está, ya recité, ya pasó todo.

Ahora, seguramente, un amigo me abrazará,

con fuerza, con furia, con leve nostalgia,

abrazos que te dicen: todo está bien así.

Alguna mujer, abierta, envilecida por mis versos,

cruzando ese pasillo lateral, antes de irme,

se lanzará a mis brazos, con la mayor firmeza,

como una desorientada bomba contra mis ojos.

Después habrá esas copas de vino apasionado,

y miradas y palabras humedecidas por un llanto,

como una cosa de ternura fraternal para el poeta.

Vendrá luego la noche para mostrar mi soledad

Y no habrá verso que comprender me hiciera

¿por qué volé tan alto, enamorado, para caer tan solo?

.

Miguel Oscar Menassa

Esta vez también hicimos el amor en Buenos Aires

jueves, 4 de febrero de 2010


Esta vez, también hicimos el amor en Buenos Aires.

Con sencillez clásica la besé en la boca con ternura.

Dejé caer mis manos en la calle abierta de sus nalgas

y ella tembló, dispuesta al goce claro, diáfano de amor.

A la calle, a la calle, gritaba ella cuando nos besábamos.

A la calle, a la calle, le respondía yo, tratando de arrancar,

de sus tetas enamoradas, sonidos como de magnolias antiguas,

abriéndose, salvajes, de un día para otro, al universo.

A la calle, a la calle, se dejaba filtrar por la ventana

y eran miles y miles, haciendo con nosotros el amor

y su cara era la rosa de los vientos, el aljibe del tiempo.

Basado en mi costumbre de interrumpir el goce, para multiplicarlo,

detuve todo el cuerpo en mi sonrisa iluminada y en plena calle,

entregados totalmente, sumisos, a la Patria, hicimos el amor.

.

Miguel Oscar Menassa

Dos patrias

miércoles, 3 de febrero de 2010

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche.

¿O son una las dos? No bien retira

Su majestad el sol, con largos velos

Y un clavel en la mano, silenciosa

Cuba cual viuda triste me aparece.

¡Yo sé cuál es ese clavel sangriento

Que en la mano le tiembla! Está vacío

Mi pecho, destrozado está y vacío

En donde estaba el corazón. Ya es hora

De empezar a morir. La noche es buena

Para decir adiós. La luz estorba

Y la palabra humana. El universo

Habla mejor que el hombre.

Cual bandera

Que invita a batallar, la llama roja

De la vela flamea. Las ventanas

Abro, ya estrecho en mí. Muda, rompiendo

Las hojas del clavel, como una nube

Que enturbia el cielo, Cuba, viuda, pasa...

.

José Martí

El maestro de kung fu

martes, 2 de febrero de 2010


Un cuerpo viejo pero trabajado para la pelea

madruga y danza
frente a los arenales de Barranco
Se mueve como dibujando
una rúbrica antigua, con esa gracia, y
sin embargo, está hiriendo, buscando el punto
de muerte
de su enemigo, el aire no, un invisible
de mil años.
Su enemigo ataca con movimientos de animales
agresivos
y el maestro los replica
en su carne: tigre, águila o serpiente van sucediéndose
en la infinita coreografía
de evitamientos y desplantes.
Ninguno vence nunca, ni él ni él,
y mañana volverán a enfrentarse.
-Usted ha supuesto que yo creo a mi adversario
cuando danzo- me dice el maestro.
Y niega, muy chino, y sólo dice: él me hace danzar a mí.

.

José Watanabe


Palimpsesto

lunes, 1 de febrero de 2010


Te devuelvo el apócrifo vinillo
Griego como ese mar que tengo enfrente;
La sardina enlutada, grave el diente,
Enrojecido el áspero cuchillo.

Jubiloso el rumor del que trabaja
En silencio, resigno la ironía
Populosa en la torpe melodía,
La máscara te cubre la mortaja.

Podrás amontonar la enciclopedia
Vasta y superflua de quien lleva prisa
De eternidad para su demopedia.

Levanta a la soberbia un monumento
De sacro horror..(la mueca y la sonrisa)
Tú, el pendenciero vástago del cuento.

.

Raúl Luis Castillo

Blog contents © Donde hay letras 2013. Blogger Theme byNymphont.