TRANSLATE THIS BLOG

¡Extra, extra!

miércoles, 24 de junio de 2009


Ese domingo se levantó temprano para esperar los diarios que acompañaban su raquítico desayuno. Desde el momento en que vio pasar al voceador en completo silencio, el licenciado sintió algo extraño dentro de él, fue como un golpecito leve en el estomago que le hizo salir apresurado y a alcanzarlo. En la comodidad de la sala se aprestó a leer los tres periódicos que comparaba diariamente. Le gustaba estar muy bien informado y su computadora permanecía el día entero prendida esperando las noticias frescas del mundo.
Con verdadero terror vio que nada había en las páginas de papel revolución, ni por dentro ni afuera. "Con razón el voceador no gritó hoy las noticias", pensó. No había noticias. En las páginas sólo se apreciaban los bordes y las tablas, los espacios para los pies y los sumarios, sólo líneas diseñando nada. Buscó en todas las páginas, en los tres diarios y justo en ese momento la computadora se apagó. "¡Carajo! ¿Qué está pasando aquí? Se preguntaba mientras sentía otra vez el golpecito por dentro que ya no era tan leve, sino que poco a poco iba subiendo de intensidad hasta amordazarle la razón.
"¿Cómo puede ser que no haya noticias, si siempre pasa algo, siempre hay ejecutados, temblores, suicidios, marchas, una boda famosa de perdida, y ahora nada, pero cómo chingados puede ser esto posible?"
Temblando casi, llamó por teléfono a algunas agencias de noticias, pero fue inútil, en ninguna hubo alguien que contestara el teléfono y despejara sus dudas.
"Me quieren volver loco, esto no puede ser, aaahhh
La ofuscación que sentía le iba ganando por completo, sus músculos se tensaban provocándole un dolor intenso, a duras penas logró caminar hasta la PC sólo para tirar el teclado al no poder accionar los dedos engarrotados por el coraje y la decepción.
Sentado en la sala, respiraba fuerte, buscando una solución a aquel desgarriate, algo tenía que hacer, no podía permitir que esa locura le impidiera leer algo en el periódico, no ahora, después de dedicar casi 30 años de su vida a escribir para los diarios y en todos los temas porque su experiencia e imaginación, le habían permitido saber desde nota roja hasta espectáculos pasando por las notas editoriales que tanto trabajo le costaban y que odiaba en secreto, "nadie las lee, ¿para qué las escribo?" Hasta cartonista fue cuando no hubo quién lo hiciera, a todo se dedicó en cuando menos cinco periódicos de su ciudad, y hoy de esos cinco no recibía ni saludos.
"Claro, ya lo tengo." Una idea irracional se iba apoderando de todo su ser, con tanta pasión y furia que de pronto y sin saber explicárselo, pudo levantarse con una fuerza nueva que sólo podía surgirle de la sin razón.
Salió de su casa, pasando antes por la cocina y sin cerrar con llave.


Tres días después, en una celda fría esperaba ansioso que le llevaran las noticias. "Por favor, los periódicos, no quiero llamadas, sólo quiero que me presten todos los que salieron desde el lunes hasta hoy, completos si me hacen el favor."
En cuanto los tuvo, con sumo deleite se sentó en el suelo, como anticipando una excelsa ceremonia, abrió las páginas y comenzó a leer:
"Viola licenciado a una menor"
"Saquean casa-habitación de excomentarista"
"Atropella a varios participantes de una marcha"
"Irrumpe en su antiguo empleo, se lleva hasta las hojas"
"Ejecutan a reconocido abogado, sospechan de su mejor amigo"
"Atacado por una pandilla, licenciado pierde los dientes"
"Explosión en residencia, se presume una fuga de gas"
"Prisionero, afamado periodista"

.
.

7 comentarios:

  1. Quiero agradecer tu visita. Ahora voy con prisa pero luego te leo
    besitos y mucho amor
    je

    ResponderEliminar
  2. Tiene lógica, si no hay noticias habrá que crearlas.
    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Si no hay noticias se inventan. Es algo así como pasa hoy.
    Y, las que en verdad suceden, de esas ni hablar...

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Mira que yo me volvía loco como el personaje, igual, si un día no hay noticias. Tengo la costumbre ya muy arraigada: todos los días, tengo que saber de que nuevas maneras se esta destruyendo este mundo que tenemos.

    Saludos ¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Wow!
    Como siempre, me engancho en tus letras
    Me encantan!

    Besos ;)

    ResponderEliminar
  6. Magnífico relato el que logras confeccionar con gran destreza para mostrar un aspecto tan polémico de la vida postmoderna y sus fatídicas repercusiones en la llamada "sociedad de la información".

    Saludos y no dejes de compartirnos tus letras. :)

    ResponderEliminar
  7. No sé como llegué a ti...pero me encanta lo que me regalas. Ocurrente,locuaz;diría que cómo una encantadora de serpientes te apoderas de toda mi atención con tus líneas y haces que me maraville cada día más con la magia que personas como tú poseen y siento que es un regalo de un ser superior. Gracias!!!!

    ResponderEliminar

Blog contents © Donde hay letras 2013. Blogger Theme byNymphont.